Acequias

Inicio

Pequeña localidad de 83 habitantes, según padrón de 2008, con 41 varones y 42 mujeres; situada en la falda sur occidental de Sierra Nevada, entre el Río Torrente y el Barranco del Pleito. Está enclavada a una altitud de 869 metros, dista 3 Km de Talará.
Sus recursos son fundamentalmente agrícolas: olivos, almendros, cerezas, membrillos, aunque posee un tejar y fábrica de ladrillos en la confluencia del Barranco del Pleito con el Río Torrente.

Paisajes
  • Es de resaltar la vista del núcleo urbano desde la carretera de acceso desde Dúrcal antes de descender al Río Torrente, coronado por el Cerro Alto y las altas cumbres de Sierra Nevada al fondo.
  • Desde Sierra Nevada, a la que se puede acceder por carriles para vehículos, se ofrece una panorámica del Valle de singular belleza.
  • El valle del Río Torrente encajado en los sedimentos de conglomerados provenientes de Sierra Nevada.

Lugares de Interés

Iglesia Parroquial dedicada a San Antón:

Edificada a mediados del siglo XVI, es de una sola nave con torre de dos cuerpos rematada por una veleta de hierro forjado del siglo XVIII. En su portada hay un azulejo moderno de la Virgen del Carmen. Posee retablos de policromía muy cuidada y perfecta conservación y artesonado de tradición mudéjar.

La iglesia fue construida entre 1546 y 1551 por el albañil Pablo Fernández y el carpintero Juan Fernández, posteriormente los moriscos la saquearon.

Es una sola nave sin capilla mayor diferenciada, cubierta con una armadura de limas moamares con siete tirantes pareados y apeinazados con lazo de ocho y cuadrales simples sobre canes de acanto. El almizate tiene lazo de ocho en el centro y en los cabos se combina con aspillas, coincidiendo este apeinazamiento con una réplica en los arranques de los pares.

El retablo mayor fue trazado por Ambrosio de Vico y realizado, quizá por Miguel Cano, hacia 1600-1603. Consta de banco y dos pisos con tres calles. El banco presenta a los lados el escudo del arzobispo Pedro de Castro y en medio un sagrario ochavado, único conservado de los de su serie, con una cartela sobre la puerta y rematado con un manifestador. Las pinturas de los cinco encasamientos son óleos sobre tabla con pasajes de la vida de San Benito y en el central superior el Calvario (escuela de Pedro de Raxis). En la hornacina se encuentra una Inmaculada de tipo canesco, añadida posteriormente. A derecha e izquierda del atrio en dos medallones circulares está el escudo del arzobispo Pedro de Castro.

Los molinos:

Están adquiriendo renombre internacional gracias a la reconstrucción del Molino del Sevillano, que se restauró gracias al proyecto Aramis de la Comunidad Económica Europea.
En sus tiempos eran propiedad de Doña María de Blanes, familia de la burguesía de Acequias que poseía además la mayoría de las tierras mejores tierras de cultivo de la población. Más abajo, en el pueblo, había también una fábrica de aceite.

  • El molino del Sevillano, como se ha dicho ha sido restaurado por el proyecto Aramis convirtiéndose en un museo y centro de estudio dedicado al agua.
  • El molino situado en el «Pago del Olivón». Aunque está a falta de una buena restauración, es junto con el de Mondújar un buen ejemplo de molino de torre, para la obtención de aceite.
  • «El molino de las Alberquillas», que le da nombre a todo el lugar, era un molino de harina.
Casas Señoriales:

El Duque de Sessa convirtió Acequias en un campamento y presidio militar en tiempo de la Rebelión morisca. El pueblo fue bastante afectado por ello, según se indica en el libro de Apeo.
Otra casa señorial clásica era la de la familia de Doña María de Blanes, en la misma plaza de la iglesia y vecina a la anterior. Hoy ha sido restaurada a estilo inglés, quizás como símbolo de la nueva realidad de estos pueblos, donde otras poblaciones de nuestro entorno cercano han elegido nuestros pueblos para residir.

Fiestas Patronales:
  • 17 y 18 de Enero en honor a San Antón Abad.
  • 3 de Mayo día de la Cruz